breastfeeding-238328_1280En este post voy a hablar de algo sumamente importante, la lactancia materna. Escribiré varios posts sobre ello ya que es un tema que da mucho que hablar, y parece que nunca queda demasiado claro. Con este post quiero llamar a todas esas mamás que se sienten atacadas y nada apoyadas en la decisión de dar el pecho a su hijo/a con el mejor alimento que existe.

Os voy a contar un poco mi experiencia con la lactancia materna ya que llevo ¡15 meses exitosos y maravillosos! Desde el primer día que pensé en ser madre siempre dije que quería dar el pecho porque lo veía como algo normal y más natural a pesar de que yo no tomé ni una gota de leche materna… resultó que mi madre sólo pudo dar pecho hasta el segundo hijo porque en el tercero se le secó… vete tú a saber qué le dijeron a mi pobre madre para que no pudiera dar más pecho, fue muy duro para ella. A pesar de ello mi madre siempre me habló de la lactancia materna ya que mi abuela le dio pecho a todos sus hijos hasta los dos años y más! Bueno que me enrollo jeje. Cuando me quedé embarazada busqué información para que nada me detuviera y cuando tuve a mi hija enseguida quise ponérmela al pecho pero entre que no podía moverme y los puntos… tardé más o menos 1 hora cuando al fin me la puso la comadrona del parto, pero me la puso mal… cogió el pezón y se lo metió en la boca, yo me quedé flipando de cómo lo hizo, estaba tan dolida y cansada que dejé que lo hiciera ella porque sólo pensaba en tener a mi niña en brazos y descansar. Cuando volví a casa, intenté ponérmela bien pero por mala suerte ese capítulo del buen agarre me lo salté en el embarazo así que las grietas iban apareciendo cada día más hasta el punto de sangrar. Cuando por fin decidí ir a clases posparto, ¡esa fue mi salvación! Mi comadrona (la que me atendió en el embarazo) era la que daba las clases. ¡Una comadrona encantadora por cierto! Gracias a ella pude seguir con la lactancia materna. Me apoyó cuando lloraba, me enseñó realmente como se realizaba un buen agarre, cada vez que la ponía en el pecho me ponía tan tensa que todavía eran peor los dolores pero ella conseguía relajarme. Era increíble, cada vez que estaba con ella no había dolores y era un placer dar el pecho pero llegaba a casa y vuelta a los dolores… algo estaba haciendo mal. Mi madre, la pobre, me vió tan mal que me dijo que le diera un biberón en un momento de desesperación pero yo por mis ovarios que no le iba a dar ningún biberón. Cada vez que volvía con mi comadrona parecía un milagro, ¡era todo perfecto! Le preguntaba ¿por qué con ella se ponía bien al pecho y en casa no? Y me di cuenta que era porque con ella me sentía cómoda, relajada y apoyada. Me decía que en casa intentara relajarme y dejarme llevar por mi hija, que ella sabía engancharse sola, así que me dijo que me la pusiera piel con piel encima mío con una mano en el culete y la dejara raptar, que vería la magia. Así lo hice y funcionó. A los pocos días no tenía grietas y yo disfrutaba de la lactancia materna. Realmente pude disfrutar de dar el pecho a mi hija, así que si yo pude tu también puedes ¡ánimo! Os he contado mi experiencia porque aveces lo único que hace falta es un poco de compresión y apoyo, ver que no estás sola.

La lactancia materna es el alimento principal del bebé y sin ninguna duda… ¡el mejor! Por algo seguimos vivos hoy en día, porque la lactancia materna existe desde que los mamíferos existen, ¡todo mamífero toma lactancia materna!  Así que nosotros como mamíferos que somos, también la hemos tomado desde que existimos. Siglos atrás si no tomabas leche materna no sobrevivías ya que la leche materna era la única que existía y lo normal era dar el pecho como alimento. Incluso muchos años atrás la madres ricas contrataban a mujeres que habían sido madres y estas se encargaban de dar el pecho a sus hijos. Así que hoy en día no nos tendríamos que sorprender tanto de ver a una madre dar el pecho,  porque está haciendo lo normal, lo de toda la vida. Cuando ves a un bebé tomando un biberón con leche de fórmula no nos extrañamos tanto cuando eso sí que deja de ser lo “normal´´, lo de toda la vida, pero aun así lo respetamos y aceptamos. Pues la lactancia materna no debería ser tan dramática ni escandalizarse cuando ves a una madre dar el pecho porque está alimentando a su hijo igual que lo hace una de biberón.

El pecho para tu bebé no es solo el mejor alimento sino que también es protección, calor, cariño, calma, ternura, seguridad, es MAMÁ! Tu bebé al pecho se siente seguro, se siente arropado, calentito, agusto, para tu bebé lo es todo. Cuando escucho la típica frase “te usa de chupete´´  les respondería: No perdona… ¡el chupete se usa de teta! porque el chupete fue un invento de sustitución. Los bebés tienen el instinto de succión desde el vientre materno y cuando nacen pasan el mayor tiempo succionando. La mayoría de padres para que el bebé no este todo el día en el pecho, les dan el chupete como sustituto. Expertos en lactancia materna no recomiendan dar el chupete el primer mes de lactancia o hasta que esté establecida ya que podría confundir el pezón con el chupete y producir grietas  o que dejara de succionar bien del pecho y tener problemas con la lactancia.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) y UNICEF (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia) señalan que es la forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo correcto de los niños, así mismo recomiendan como imprescindible la lactancia exclusiva hasta los 6 meses de vida del bebé, a partir de ese mes seguir con la lactancia materna e ir introduciendo alimentos hasta los 2 años de edad, a partir de ahí, hasta que la mamá y el bebé quieran sin límite de tiempo.

Razones verdaderas por las que NO puedes dar el pecho:
.Hipogalactia (la verdadera hipogalactia solo ocurre en un 2% de las mujeres)
.Algunas enfermedades contagiosas como el SIDA o algunos tipos de hepatitis.
.El consumo de estupefacientes, alcohol, o medicamentos realmente compatibles. Hay una página creada por APILAM (Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna), donde puedes consultar cualquier medicamento para ver la compatibilidad con la lactancia materna. La página es: e-lactancia
Como ves son muy pocas las verdaderas razones por las que no se pueden dar el pecho!

En otro post hablaré más sobre todos sus beneficios tanto para el bebé como para la mamá, de todo los nutrientes y vitaminas que contiene la leche materna y de cómo cambia su composición para adaptarse a cada bebé.

En resumen, de este post quiero recalcar que con la información en mano tienes el poder de decidir como quieres alimentar a tu bebé sin que nadie te diga lo que tienes que hacer. Por mala suerte muchos profesionales de la salud en vez de ayudar a esas mamás preocupadas, lo primero que les dice a la primera de cambio es que dejen de dar el pecho, cuando esos pediatras no estan dando las recomendaciones de la OMS Y UNICEF así que ante cualquier duda hay muchos grupos de apoyo a la lactancia materna, mucha información en Internet, libros, etc… nunca dudes de tu poder como madre de dar el pecho porque estamos biológicamente echas para dar el pecho, ¡no tires la toalla a la primera, ánimo! Tu como millones de madres y yo también puedes.
Si quieres que te informe de posts como estos y otros suscríbete a mi lista de correos indicada abajo y si te ha gustado no olvides compartir en las redes sociales!

Suscribete

Si no quieres perderte nada y ver todas mis novedades suscribete y recibirás cada entrada que publique te lo quieres perder?

2 comments on “lactancia materna el mejor alimento para tu bebé!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *