¡Cómo descubrí que quería emprender!

Desde que fui madre me he dedicado plenamente a mi hija por muchas razones, una de ellas porque los bebés deben estar con su madre mínimo hasta los dos años. Para un bebé, separarse de su madre supone una angustia muy grande, para las madres está claro que también. Sabemos que en España la conciliación familiar es técnicamente imposible, ya que tienes que elegir entre trabajar o estar con tu hijo/a.

Es una vergüenza y una barbaridad que la mayoría de madres tengan que pagar a otra persona para cuidar a sus hijos; deberían pagarnos a las madres por nuestro trabajo, no que nosotras tengamos que trabajar fuera de casa para traer un sueldo y parte de él vaya para guarderías o niñeras. Es simplemente triste: pagar para que nos hagan nuestro trabajo. Vivimos en una vergüenza de país.

Con esta entrada no quiero decir que las madres que trabajan fuera de casa sean malas madres ni muchísimo menos; seguramente la mayoría no querrían hacerlo pero no les queda otra o simplemente algunas se sienten bien y satisfechas haciéndolo y está muy bien. Con esta entrada quiero decir que las madres que quieres dedicarse a la educación y cuidado de sus hijos y a la vez quieren aportar dinero a casa y poder sentirse satisfechas y valoradas pudieran tener las suficientes ayudas y apoyo para poder emprender.

Es muy duro querer emprender y que nadie te apoye. Yo, si no fuera gracias a mi marido y mi tribu, seguramente no hubiera seguido adelante, pero saco todos los días fuerzas y valor y miro a mi hija y me da fuerzas para seguir con mi proyecto profesional el poder estar con mi hija y saber que ella sin mí no seria la misma me hace saber que por ella saco fuerzas de donde haga falta. Las palabras de mi marido día a día me hacen crecer como profesional y persona. Sin él tampoco lo conseguiría. Mi tribu es esencial es mi vida, saber que hay muchas más madres que piensan como yo es fundamental.

Bueno pues quiero decir que he decidido emprender porque quiero darle a mi hija la mejor educación, el mejor cuidado y lo mejor de mí pero, sobre todo, mi tiempo; para ella es oro y fundamental. Todo emprendimiento requiere esfuerzo, tiempo y plena dedicación y aunque esté en casa trabajando no significa que no sea igual de duro que la que trabaja fuera. Os voy a decir las ventajas y desventajas que suponen para mí las dos cosas.

Ventajas y desventajas de trabajar fuera de casa

Ventajas: tienes un horario más o menos fijo, un sueldo fijo y, que cuando sales y llegas a casa no tienes que preocuparte más del trabajo hasta el día siguiente. Para mí estas son las únicas ventajas; puede que otras lo vean diferente, es simplemente mi opinión.

Desventajas: no tienes tu propio horario, no puedes irte ni venir cuando quieres, no puedes faltar cuando lo necesitas, tienes que desplazarte y moverte para ir y la ultima y más importante: pierdes tiempo con tus hijos, no los ves mientras no estás con consecuencias de tener que dejarlo al cuidado de otras personas. Cuando el cuidado de nuestros hijos nos corresponde a nosotras, al igual que su tiempo y el nuestro, la etapa de los 0 a los 2 años es fundamental; el tiempo con su figura de apego, en la mayoría de los casos la madre, también es fundamental para la lactancia materna. Como indica la OMS exclusiva hasta los 6 meses de edad y luego hasta los dos años mínimo con otros alimentos y de ahí hasta que mamá y bebé quieran.

Ventajas y desventajas de trabajar desde casa

Ventajas: la primera de todas y más importante y repito, estas 24 horas con tus hijos pudiendo dedicarle tu tiempo a su cuidado, a su educación, juego… ese tiempo de calidad; tienes tu propio horario, puedes ausentarte cuando lo necesites, puedes fallar por necesidad un día sin miedo a que te despidan, no tienes jefes que te ordenen, tú eres tu propia jefa, haces tu trabajo a tu gusto y a tu manera, trabajas desde la comodidad de tu casa con tu peque en el mismo techo.

Desventajas: la mayoría de las veces requiere inversión, sea pequeña o grande; al no tener un horario fijo puedes desorganizarse fácilmente, por eso hay que llevar una agenda y saber organizarse. Si no tienes apoyo de tu entorno se te hace cuesta arriba. Al trabajar desde casa prácticamente te llevas el trabajo a casa y aunque te pongas un horario siempre acabas trabajando más horas de las que se debería, acabas trabajando hasta de noche, te agota mentalmente si no eres fuerte, requiere más trabajo para hacer marketing, redes sociales, blogs para captar a tus clientes.

En definitiva, las dos cosas tienen sus ventajas y desventajas y solo tú decides qué es lo que te conviene y cuales son vuestras necesidades. Yo he decidido emprender. Nunca se sabe el día de mañana como irán las cosas. Intento ser positiva de que todo saldrá bien. Es duro, no lo niego pero tan bien satisfactorio. Soy feliz porque mi niña puede tener a su mamá a su lado 24 horas. Y si tengo hijitis y mi hija mamitis, ¿ algún problema? El problema sería si tuviera niñeritis o vecinitis… jajajaja.

Espero que os haya gustado esta entrada y ayude a muchas mamás a decidir su vida profesional, pero sobre todo saber que no estáis solas y que cada día a más madres que emprender y trabajan desde casa. Tú puedes ser unas de ellas. En otra entrada os explicaré cuál es mi proyecto. Si te ha gustado esta entrada, por favor, comparte para llegar a más madres como nosotras, recuerda suscribirte si quieres estar al día de entrada como estas o muchas mejores gracias que tengas un feliz día 🙂